Iberoamérica Noticias

La CONADEH demanda mayor apoyo de los órganos de la ONU para que Estados cumplan recomendaciones

El Ombudsman hondureño señaló que el fenómeno migratorio es subregional, regional, interregional y universal; y que los derechos humanos de cada persona son universales, por lo cual, hay responsabilidad tanto de países de origen, tránsito y destino, como de la comunidad internacional en su conjunto.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera Cáceres, demandó hoy mayor apoyo de los órganos y procedimientos de las Naciones Unidas, así como del Sistema Interamericano, para que los Estados cumplan las recomendaciones de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (INDH).

El Defensor del Pueblo destacó necesidad de fortalecer los sistemas nacionales de protección de derechos humanos y de atender debidamente la relación entre migración y desarrollo sostenible.

Declaró que los informes generales y especiales de las INDH tienen una aproximación más directa y permanente con los pueblos y que sus recomendaciones siempre buscan incidir sobre las causas estructurales que obstaculizan el cumplimiento y goce real de los derechos humanos.

El Ombudsman hondureño puso como ejemplo que para buscar una solución de carácter permanente a las migraciones forzadas de personas, se ha recomendado, al Estado de Honduras, una acción decidida sobre las causas que las provocan y que el Comisionado Nacional de Derechos Humanos puso, a disposición del Estado, la estrategia e instrumentos de “Municipios de Bienestar Solidario”, conducente a ello.

Indicó que el deber principal de cumplimiento de los derechos humanos es de cada Estado de origen, con su respectiva institución nacional de derechos humanos, como garante.

Agregó que es también reconocido internacionalmente que las instituciones nacionales de derechos humanos son los aliados más fiables, de los sistemas regionales y universales, para supervisar el cumplimiento, por parte del Estado, de sus responsabilidades internacionales en esa materia.

“Quisiéramos que, así como nosotros estamos muy interesados en el cumplimiento de las recomendaciones que hacen los órganos y procedimientos del Sistema de Naciones Unidas, también las instituciones nacionales de derechos humanos recibamos el apoyo por parte de los órganos y procedimientos de Naciones Unidas a las recomendaciones que hacemos a nuestros gobiernos”.

Roberto Herrera Cáceres

Por consiguiente, es necesario abandonar las prácticas tradicionales e innovar en función de la dinámica social a fin de que los sistemas nacionales de protección y promoción de los derechos humanos, puedan ser más efectivos con el debido apoyo de los sistemas regionales y universales, precisó.

Señaló también, que la migración es un fenómeno subregional, regional, interregional y universal, pero que, cuando se habla de responsabilidades únicamente se menciona al país de origen, tránsito y destino. ¿Dónde queda la responsabilidad de la comunidad internacional en su conjunto?, se preguntó el Ombudsman hondureño.

Añadió que el planeta está conformado por seres humanos y que hay una responsabilidad que dimana de la misma dignidad humana que tiene carácter universal.

Especificó que para superar las causas de la migración forzada y, en todo caso, apreciar el valor de la migración, debe atenderse la relación de interdependencia entre migración y desarrollo sostenible, y al papel del país de origen como principal responsable así como la corresponsabilidad de los países de tránsito, de destino, y de las alianzas internacionales y mundiales, tal como se consigna en el Pacto Global sobre Migración y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Herrera Cáceres recordó que muchas instituciones nacionales de derechos humanos aún tienen dificultades para cumplir el primer objetivo del Pacto Mundial que es la utilización de datos exactos y  su desglose.

Explicó que, en el caso de la migración forzada e irregular, Honduras no cuenta con estadísticas para determinar el número de personas que salen del país, y los cálculos se hacen sobre la base de las personas que son retornadas.

Registros oficiales establecen que solo en el 2018, fueron retornados a Honduras alrededor de 75,274 personas, entre las cuales figuran alrededor de 12,650 mujeres y niñas.

Herrera Cáceres participó acompañado del coordinador de la Defensoría Nacional de las Personas Migrantes, Ricardo López, en la conferencia anual de La Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI), que se celebró en Ginebra, Suiza en fecha reciente.