Iberoamérica Nacional Noticias

Caravana migrante tira reja en frontera con Guatemala y logra ingresar a México

Autoridades mexicanas habían dicho que abrirían las puertas en la frontera sur y que permitirían el ingreso en grupos de 50, comenzando con mujeres y niños, pero los migrantes centroamericanos decidieron brincar la reja.

Los más de 4,600 migrantes que forman parte de la caravana que el pasado fin de semana salieron de Honduras rumbo a Estados Unidos, derribaron este viernes la reja fronteriza entre México y Guatemala ingresando a territorio mexicano a la fuerza pese a que las autoridades ya habían asegurado que abrirían las puertas y permitirían el ingreso en grupos de 50, comenzando con mujeres y niños.

Sin embargo, luego de que las autoridades fronterizas señalaran que la segmentación sería para revisión de papeles, los migrantes se negaron a ser separados pues muchos señalaron no traer pasaporte y además, manifestaron su temor de ser deportados al quedar vulnerables en grupos más pequeños.

En testimonios recopilados por el periodista Édgar Muñóz de Noticias Telemundo, los migrantes señalaron que en Honduras es muy complicado que los ciudadanos tengan pasaporte.

“Nosotros tenemos hambre, el gobierno no nos ayuda, violan nuestros derechos y necesitamos salir para proteger a nuestros hijos”, aseguró una migrante hondureña a Muñoz mientras se encontraban a unos metros del cruce fronterizo.

Fueron muchos los casos en los los migrantes dijeron que “preferían morir” ahí mismo que regresar a Honduras en donde “no hay ningún futuro”.

“Lo hago pensando en el futuro de mi hija, ya no se puede regresar“, dijo otra mujer con una pequeña de dos años en brazos.

“Esto no es un movimiento político, todo es un invento, venimos buscando trabajo y comida, nosotros solo queremos trabajar”, aseguraron los migrantes.

Al ser cuestionados sobre sus planes una vez que lograran ingresar al territorio mexicano, hubo quien aseguró que estaría un tiempo en nuestro país para poder seguir su camino hasta Estados Unidos pero también hubo casos de personas que señalaron que pretendían quedarse en México a buscar trabajo.

Menos de 20 minutos después de que el primer grupo de migrantes tiró la reja amarilla entre México y Guatemala, un río de gente inundó el Puente Ciudad Hidalgo de aproximadamente 1 kilómetro de largo para continuar con su camino.

Poco después de su ingreso a territorio mexicano, la caravana llegó a una segunda reja en donde no todos corrieron con la misma suerte ya que debido al episodio violento, el ejército mexicano tuvo que intervenir para bloquear el ingreso de, en su mayoría, hombres.

Gran parte de las mujeres y niños que forman parte de este grupo lograron pasar primero pero los demás fueron relegados al cerrarles una segunda reja e incluso, en la transmisión en vivo se observó el uso de gas lacrimógeno.

Sin embargo, ese no fue un obstáculo para los migrantes, pues muchos de ellos prefirieron saltar al Río Suchiate poniendo en riesgo sus vidas, debido a que el río no es tan profundo y la caída era de varios metros, pero manteniendo en alto el lema que muchos traían consigo desde que salió la caravana: “Será la voluntad de Dios, prefiero morir que regresar”.

Se ha dado a conocer que el gobierno de Chiapas puso en marcha nueve albergues para atender a los migrantes pero se cree que el espacio no será suficiente para las miles de personas.

Fuente: Aristegui Noticias